Críticas al cine, directores y películas.
diario-de-una-pasion

Crítica a un diario de pasión, cuéntame de tu vida…

Este film de Nick Casavettes propone con éxito la exaltación de un relato puramente poético, colmado de momentos sublimes concebidos por una magnífica dirección y una labor actoral memorable de dos peso pesados del cine americano como Gena Rowlands (Allie) y James Garner (Noah).

“Diario de una Pasión” propone una muy diferente historia de re- enamoramiento, algo demasiado inusual -y original- para Hollywood, y es en esa instancia donde podrá ser rastreado el legado de CASSAVETTES padre, hoy latiendo en el film realizado por su hijo Nick.

La pareja interpretada en instancias pretéritas por Rachel McAdams (Allie), una encantadora y joven actriz bastante risueña, capaz de lograr con éxito pasar de las más sinceras carcajadas a estallar en un mar de lágrimas. En tanto que el joven y promisorio Ryan Gosling (Noah) interpreta a ese carismático vago y atorrante que le roba el corazón a la chica de clase alta, durante un verano y para toda la vida.

El original relato de “Diario de una Pasión” esquiva con éxito todos aquellos lugares comunes en los que repetidas veces caen los films que marchan por las filas del género de los “dramas románticos”.
Es cierto que el film es una historia melancólica concerniente a las penas del corazón, pero el acento del relato propone una visión puramente poética, antes que una visión naturalista de esas que ofrecen indagar en las raíces del insondable mundo de las emociones y sentimientos humanos.
Alguien dijo una vez que “explicar e intentar descifrar el amor, es tan ilógico como bailar la arquitectura” simplemente sucede, y nos cambiará para siempre.

En “Diario de una Pasión” se suceden, a lo largo de dos vidas y una historia de amor, todas aquellas instancias en las que el amor surca en la vida, desde los amores de verano, la obstinación por caer en el olvido, el amparo del sexo sin compromiso en las piernas de otra mujer, y el reencuentro que reafirma “que donde hubo fuego”…
El relato asombra por una original y amable perspectiva de lo imperfecto y único que tiene el amor, que puede lograr hacer aparecer en la vida de una desconsolada joven a un promisorio príncipe azul de la década del 40’ (James Mardsden de X MEN) como un ser perfecto, pero que no puede hacer arder un corazón con la misma intensidad que las llamas del primer amor.

Destaco una visión muy… pero muy poética por lo que, gracias a la fantasía del cine, esa historia nos atrapa como el más fantástico de los relatos, ya que como signo de estos tiempos no podemos creer en el amor para toda una vida (o… es muy egoísta y escéptico para hacerlo, quien escribe este artículo).

Los personajes que ocupan el segundo plano de esta poética historia son solventados por dos maduros actores como Joan Allen, interpretando a la prejuiciosa y severa madre de Allie, dispuesta a hacer todo por lograr digitar la vida de su hija, incluso moldeándola a su imagen y semejanza, como una dama de sociedad a la que pertenecieron por años las mujeres de su familia; pero con el alto costo de abnegar sus sentimientos por el decir de las apariencias.

Sam Shepard, es un gran actor y “rebelde con causas” de la década del 70’ quien se alejó de Hollywood para realizar una notable carrera dentro del marco del cine independiente; en el film, interpreta al padre de Noah. Con sus aires de poeta y granjero libertino es, sin dudas, el modelo ideal de imagen paterna propuesto por Cassavettes.

exorcista

Sobre el Exorcista, el comienzo de un género de horror.

Al decir verdad, las especulaciones acerca del film dieron lugar a que se esperara el estreno con expectativas, aunque con moderada reticencia, sabiendo que Paul Schrader fue alejado de la producción con la totalidad de su cinta finalizada. Warner BROS le abrió las puertas a un director de artificios y manipulable como Renny Harlim, ello apocó los ánimos de muchos.

¿Pero cuánto fue el porcentaje del film de Schrader que quedó en la pantalla, y cuánto fue lo aportado por Harlim?

En verdad no importa, el film cumplió con las expectativas fomentadas por su imbatible predecesora que data de la década del 70´, dirigida por el ostentoso Friedkin.

El primer encuentro de Merryn contra el Príncipe del Mal tiene una lograda introducción a una cinta que no es un derroche de ocultismo y desvisceraciones, sino que es un film acerca de la fortaleza de la fe.

“El exorcista, el Comienzo” propone instaurarse como un film que discute acerca de caminos bifurcados por el devenir de la tragedia. La profunda crisis de fe que sufre el protagonista, el padre Merryn (interpretado maravillosamente por el actor danés – Stellan Skarsgard-), quien abandona las prácticas religiosas después de un trauma contundente durante la Segunda Guerra Mundial.

Merryn, enfrenta el mal en diferentes formas, a lo largo de su vida, pero su destino parece encaminarse a una lucha aún mayor, donde el otrora sacerdote debe reafirmar sus convicciones sobre los misterios de la fe cristiana y demás.

El film propone indagar en la incapacidad humana de ver lo sobrenatural divino, de dejarse afectar por la revelación, proveniente de una imperfección en el receptáculo y no del objeto.

En verdad, según afirma Santo Tomás, existen argumentos racionales dentro del ámbito de lo sobrenatural, sólo que éstos parten de ciertos axiomas que, como cualquier otra ciencia, deben ser aceptados para poder aceptarse lo que deriva de ellos. Quien niegue escépticamente los axiomas no podrá aceptar el resto.

Santo Tomás destaca que Dios ha puesto en el hombre ”representaciones sensibles que expresan las cosas divinas mejor recibidas por la vía natural de los sentidos…”. (*) Hay una especie de superioridad de las imágenes sobre los conceptos, en el sentido que estos últimos necesitarían de algún apoyo sensible último para ser plenamente convincentes.

El film es una visión sacralizada y mitificada, la cual aparece llena de dioses y de fuerzas vinculadas mágicamente al mundo de los humanos, como principio fundamental de donde todo surge, tomando posición tanto para el Bien como para el Mal.

(*)Elaborado y recopilado por y de los magníficos textos de Julio Cabrera (“Introducción a la filosofía a través del análisis de películas”).